47077539_759000491100933_4250310833101340672_n.jpg

Los avocado dogs

Ana Rugamas, Quezaltepeque

Los Avocado Dogs , osea, los chuchos aguacateros

Pobres seres que existen por todos los pueblos de mi país pero a nadie le importan. 

Los babositos andan juntitos buscando ligarse algún pellejito que se deje. Y pobre aquél que se queda pegado, una guacalada de agua fría se gana por andar calenturiento y jodiendo a las chuchitas que prontamente volverán a parir más avocado dogs. 

Esos animalitos son los que la gente ve de menos, los que tienen que aguantar los pencazos de la gente que no los quiere, los que aguantan esos chaparrones de lluvia fría, los que buscan un huesito jugoso, redondeando la señora de los panes con gallina hasta que ésta se compadece y le tira uno. 

Y si andan en paca, olvidáte, se dan riata entre todos por el bendito hueso. 

¿Y qué me dicen de su labor de cuidanderos de borrachitos? Allí andan bien fieles cuidando a los que se les pasa la mano con el Tic Tack. Y aunque les griten y los llamen "los cadejos" ellos no te dejan hasta llegar. 

Al final de sus días, terminan en alguna calle, tirados, sin importar que nos dieron tanto amor a cambio de una mirada...... O una mordida para que aprendamos a no joderlos.

¡Ay, mis avocado dogs!