51109397_402040090369746_4269274200339906560_n.jpg

El culto de las novias de blanco

Ana Rugamas

A los 6 añitos, ya me había aprendido la canción más popular del recreo "Arroz con leche me quiero casar......" todas las cipotas la cantábamos. Éramos, sin saberlo, parte de un culto rarísimo o una epidemia mental: Las Novias de Blanco.

A los 7, como toda niña guena y shula y bien portadita, estaba sentada cuando alguien al barrer me pasó la escoba por los pies. Todo se paralizó. Sólo recuerdo que me dijeron "¡Ay no! Ya no se va poder casar. No es nada bueno que le barran los pies.” “¡Virgen de Guadalupe no me desamparés a mis 7 añitos! ¡Quitame esta maldición de la escoba demoniaca. Dejame casarme!

A los 8 cantaba a todo galillo “Nancy, Pirulai, Wasowi, Nancy, yo me casé con Nancy Pirulai...." aparte que la Nancy me "hizo" queer, también me dediqué a nunca jamás permitir que alguien me barriera mis piesitos. (I love you Nancy!)

Yo me declaré parte del culto demoniaco machista sexista heteropatriarcal mental de las amantes del matrimonio. No turning back bitches.

A los 9, ya sabía pelar bien una naranja; Si no la pelaba bien eso también podía afectar mis oportunidades de vestirme de blanco, ser virgen y dedicarme a UN solo hombre.

¡VIRGEN SANTISIMA! Eso no lo permitiría yo jamás. A pelar bien naranjas....!!! 

A los 12 aprendí a cocinar arroz. Allí me llegaron las palabras más bellas del mundo "La niña ya se puede casar; ya sabe cocinar.”

A los 17 finalmente pude juntar las chirilicas para comprarme un vestido blanco. No era el que deseaba pero finalmente me podría llamar una "señora" y tenía la opción de poner un "De" antes de su apellido…..

El resto no se los cuento, no sean tan chismosos. Mejor me voy a terapia que me esperan. 

Nancy Pirulai........