46282552_10161002065430655_4970831905273413632_o.jpg

Anécdota de una bebé

Ana Raquel, Jucuapa

Me cuentan que me llevaban al mercado,

allá en Usulután,

todas las señoras del mercado me querían chiniar,

y yo no me dejaba.

Mi mamá siempre les decía:

No, es que es bayunca la niña, es bayunca.

La segunda vez que me llevaron al mercado,

pasó lo mismo,

que las señoras me querían chiniar,

y yo misma empecé a decirles:

NO, NO, NO, no toque, no toque,

bayunca niña, bayunca.